Reducir es la primera alternativa para una gestión racional de los residuos, seguida de reutilizar y reciclar. Pero las dos «R» prioritarias que se deben aplicar antes de las tres anteriores son las de Reflexionar sobre nuestro comportamiento responsable con la problemática ecosocial de los residuos y la de Rechazar todo aquel producto al que no se le pueda aplicar el resto de las «R» . En As Corcerizas seguimos las 5 «R» y para la gestión de los residuos orgánicos empleamos dos sistemas:

2014_02_03_04 2014_02_03_01
2014_02_03_03 2014_02_03_02
  • Compostaje

    La materia orgánica producida en As Corcerizas la separamos en origen y con ella hacemos directamente compost, abono orgánico obtenido a partir de la descomposición controlada de la materia orgánica por los organismos descomponedores (bacterias, hongos) y por pequeños animales como las miocas y escarabajos. La fracción compostable de los residuos es, con frecuencia, una de las más contaminantes del flujo de residuos urbanos, y su desviación de las escombreras e incineradoras puede contribuir significativamente a conseguir los objetivos locales de reciclaje.

  • Depuración de las aguas con un filtro de plantas acuáticas

    Este sistema se basa en la utilización de plantas acuáticas de la familia de las macrófitas (espadañas, juncos, lirios amarillos o platanarias), que de forma natural se encuentran enraizadas en el terreno, pero que aquí se transforman en flotantes. Al flotar, las plantas forman un tapiz de raíces que ocupa toda la balsa, forzando a que todo el agua circule por esta esponja de raíces; gracias al oxígeno que inyectan las hojas de las propias plantas, las raíces crean a su alrededor un ambiente oxigenado que favorece la unión de unas bacterias microbianas. Estas son las que absorben y se nutren de las cargas contaminantes y de la materia orgánica, devolviendo el agua limpia al medio.

Figura: Esquema de un Filtro de Macrófitas en Flotación (sistema F.M.F.)

Proyecto de Implantación del sistema en As Corcerizas